NOTES‎ > ‎

Relación Jugador Juez

Muchas veces los jugadores de polo dentro de la cancha, consideran que tienen ciertos derechos, tales como: que el juez explique y discuta los fallos, el jugador mediante gritos y gestos tener actitudes irrespetuosas con el juez, simula faltas cambiando líneas y reclamando faltas claramente inexistentes, dando indicaciones a los jueces en todo momento, o opinando de cada uno de los fallos del juez, jugadores queriendo mostrar en todo momento que el juez no entiende nada.

A todos aquellos jugadores tendrían que recordar que están jugando al Polo, y no al fútbol.

 Les copio lo que dice el reglamento de polo Argentino:

“La tarea del Juez es una tarea de responsabilidad que merece todo el respeto hacia su persona y en sus fallos, aun en el caso de que pudiera creérselo equivocado en cualquiera de ellos”.

Jugar al polo es un placer, pero dejará de serlo cuando se produzcan continuas faltas o discusiones que perturben y desvirtúen el ambiente de cordialidad que debe reinar entre los que lo practican y disfrutan de él.

Ningún jugador podrá reclamar infracción al juez o jueces, requerirles explicaciones acerca de las incidencias del juego, ni de las decisiones adoptadas en el ejercicio de sus funciones. Esto no inhibe a los capitanes a tratar otras cuestiones del juego con los jueces.

Las palabras “conducta perjudicial al juego”, comprenden no sólo las jugadas peligrosas, sino también la desobediencia de los jugadores y las actitudes ofensivas o irrespetuosas para el Juez.

 Queda bien claro el comportamiento de los jugadores en el campo de juego. Queda bien claro que es lo que esta bien y lo que esta mal.

Queda en usted (juez, jugador, espectador, comentarista, periodista, fan, etc) lograr que el polo se parezca o no al fútbol.