NOTES‎ > ‎

Acercar los palenques

Cada año, en el campeonato de polo más importante del año, en el centro de Buenos Aires, se puede ver que en los palenques (lugar donde se atan los caballos y los jugadores tienen su base) de los equipos hay mucho público.

La tendencia de gente que quiere estar cerca de los jugadores es tan alta que este año tuvo que implementar altas medidas de seguridad para evitar que el público se quede en los palenques.

Siempre hablamos de la necesidad que tiene el polo, de atraer más espectadores. son muchas las ideas, que llegue la TV, que los jugadores sean más conocidos o se conviertan en "celebrities", y hasta cambiar reglas para hacerlo con menos interrupciones y de menor duración, etc.

Un espectador cuando llega a un campo de polo le resulta muy difícil seguir el juego cuando los caballos se encuentran tan lejos, y si le sumamos las complicadas reglas, pierden interés, y cuando cambian de lado después de un gol se dan por vencido.

Los palenques se encuentran en una esquina en el lugar más alejado del público. Es como que se intenta que los jugadores y caballos se los quiere esconder, aislar.

Pero esto es lo que se intenta cambiar ¿no?

Un espectador que no conoce el polo, si se le pregunta sobre el partido, podrá decir bonitos caballos, no entendí nada, había un lindo ambiente de gente, y hasta decir me gusto el champagne.

Pero los que alguna vez han tenido la suerte de ser invitado al palenque por algún jugador y compartir desde allí el partido, seguramente a partir de ese día intentará ir a la mayor cantidad de partidos posibles, este espectador, pasará a ser un fan.

En los palenques se puede ver los caballos, como se los preparan, al jugador cada vez que cambia de caballo, al coach, los diálogos entre los jugadores. Hay mucho para ver y es muy interesante. Quizás la visión del partido no es lo mejor, pero lo que se vive en el palenque es más que suficiente.

En los campos de polo, la tribuna suele estar en el centro del campo al borde de las tablas, allí se ubica la gente.

Si la tribuna principal no fuera muy larga, y se coloca a ambos lados los palenques de los dos equipos de forma tal tener visión cercana desde la tribuna de ambos palenques el espectáculo sería inolvidable.

El partido siempre se ve bastante mal, la cancha es muy grande. Hay que ubicar los palenques lo más cerca del público, el palenque es más interesante que el partido para el público.